Contratos

Laborales

Muchas empresas en México tienen la costumbre de llevar a cabo contrataciones laborales solo de palabra, sin ninguna garantía tangible. Con el fin de erradicar dicha práctica, el 30 de noviembre de 2012 fue publicada la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Ésta entró en vigor al día siguiente de haberse hecho pública. La Ley Federal del Trabajo es la máxima ley de Derecho laboral en México y solo está por encima de ella la Constitución Política, en la cual se consagró el derecho al trabajo en su artículo 123.

Con la aprobación de la reforma laboral, se define un contrato individual de trabajo como aquel en el cual una persona se obliga a prestar a otra un trabajo personal subordinado, mediante el pago de un salario. En ese sentido, el artículo 35 contempla que las relaciones de trabajo pueden ser para obra o tiempo determinado, por temporada o por tiempo indeterminado y en su caso podrá estar sujeto a prueba o a capacitación inicial. A falta de estipulaciones expresas, la relación será por tiempo indeterminado.Además, de acuerdo al artículo 24 de la reforma, las condiciones de trabajo deben hacerse constar por escrito cuando no existan contratos colectivos aplicables; se harán mínimo dos ejemplares, de los cuales quedará uno en poder de cada parte.

A continuación te presentamos los principales tipos de contratos laborales vigentes en México:

Contrato por Obra o Tiempo Determinado

El artículo 37 señala que un tiempo determinado puede únicamente estipularse cuando lo exige la naturaleza del trabajo que se va prestar o cuando tenga por objeto sustituir temporalmente a otro trabajador. De igual manera se incluyen en este tipo las relaciones de trabajo para la explotación de minas.

Contrato por Tiempo Indeterminado

Comprende las relaciones de trabajo indeterminadas o que exceden los 180 días. En este caso, podrá establecerse un periodo de prueba, el cual no podrá exceder de 30 días, con el único fin de verificar que el trabajador cumple con los requisitos y conocimientos necesarios para desarrollar el trabajo que se solicita.Importante aclarar que el periodo de prueba podrá extenderse hasta 180 días, solo cuando se trate de puestos de dirección, gerenciales y demás personas que ejerzan funciones de dirección o administración.

Contrato Periodo de Prueba

La adición del artículo 39-A de la LFT dispone que en el caso de los periodos de prueba —que serán de 30 y de hasta 180 días, para trabajos administrativos, técnicos o de especialización—, al término de este periodo, si el patrón decide no continuar la relación laboral, deberá tomar en cuenta la opinión de la Comisión de Capacitación, Adiestramiento y Productividad para poder despedir al trabajador. Para evitar abusos en la utilización de estas nuevas figuras, los contratos deberán constar por escrito, los periodos de prueba y de capacitación serán inaplazables, mas no podrán utilizarse de manera simultánea o sucesiva, ni en más de una ocasión, por trabajador.

Contrato por Capacitación Inicial

A fin de promover el empleo formal se estableció una nueva modalidad de relación de trabajo, con el fin de que las personas que no tienen experiencia la adquieran al prestar sus servicios personales subordinados, conocida como capacitación inicial. De acuerdo con el artículo 39-B de la LFT, se considera que hay una relación de trabajo por capacitación inicial cuando un trabajador se obliga a prestar servicios subordinados bajo la dirección y mando del patrón, con la finalidad de que el primero adquiera los conocimientos o habilidades necesarias para la actividad para la que vaya a ser contratado.Este tipo de contrato tiene una duración máxima de tres meses al menos que se trate de trabajadores para puestos gerenciales en cuyo caso puede tener una duración de hasta 6 meses. Cuando se concluye el periodo de prueba o de capacitación inicial y persiste la relación de trabajo, ésta se considera por tiempo indeterminado.

Contrato por Relación de Trabajo por Temporada

La ley contempla en su artículo 39-F que las relaciones de trabajo por tiempo indeterminado serán continuas por regla general, pero podrán pactarse para labores discontinuas cuando los servicios requeridos sean para labores fijas y periódicas de carácter discontinuo, en los casos de actividades de temporada o que no exijan la prestación de servicios toda la semana, mes o año.Hay que tener claro que los trabajadores que presten servicios bajo esta modalidad tienen los mismos derechos y obligaciones que los trabajadores por tiempo indeterminado, en proporción al tiempo trabajado en cada periodo.En resumen, es importante que tanto la empresa como el trabajador deben conocer sus derechos y obligaciones laborales. Por ello, se recomienda buscar asesoría experta para redactar contratos laborales de la más alta calidad. En IMG Abogados lo podemos asesorar con todas las normas laborales para su empresa y empleados. Contáctanos y con gusto te atenderemos.

Fuente: Ley Federal del Trabajo

Privados o Civiles

Estos acuerdos se desarrollan dentro de la vida privada de las personas que realizan acuerdos como el contrato de alquiler.

Dentro de estos contratos existen diferentes tipos que se pueden clasificar en los siguientes:

  • Contratos unilaterales y bilaterales: Los contratos unilaterales son aquellos realizados por una parte y bilaterales por dos o más participantes.
  • Contratos gratuitos u onerosos:
    • Los gratuitos son contratos donde se otorga algún bien o servicio sin necesidad de dar algo a cambio. Un ejemplo son las donaciones.
    • Los onerosos, en cambio, conllevan precio. Es decir alguien se compromete a hacer algo o dar algo a cambio de recibir un precio por la otra parte. Por ejemplo el contrato de compraventa.
  • Contratos principales o accesorios: Los principales son los que verdaderamente existen por sí solos y los accesorios no tienen validez si no van en conjunto con uno principal. Por ejemplo un contrato de garantía real (conocido como hipoteca) no tiene sentido si no hay un contrato de préstamo principal.
  • Contrato real, consensual o solemne
    • El contrato real se refiere a aquellos acuerdos que para que se perfeccionen (haya efectos) no basta con el consentimiento y necesitan la entrega del bien. Por ejemplo el comodato.
    • Los contratos consensuales son aquellos que solo necesitan del consentimiento, como por ejemplo un contrato de compraventa. 
    • Los contratos solemnes son aquellos que para que surtan efectos necesitan de una forma específica para realizarse, como por ejemplo las donaciones que tienen que estar registrados en registro público.
  • Contrato de tracto único y contrato de tracto sucesivo:
    • Los contratos de tracto único son aquellos que no se alargan en el tiempo y se cumplen en el momento. Por ejemplo, el contrato de compraventa. 
    • En cambio, los contratos de tracto sucesivo son los que se van alargando en el tiempo como el contrato de alquiler.

Públicos o Administrativos

La particularidad de estos contratos es que una parte es la Administración Pública. La administración actúa en garantía de los intereses generales de los ciudadanos y representando al Estado.

En estos contratos si surge un conflicto será resuelto por la jurisdicción administrativa.

Los contratos típicos son el contrato de servicio (los contratos entre el ayuntamiento y una empresa de transporte) y los contratos de obra (los contratos entre una administración local y una empresa de fontanería).

También son contratos públicos de la administración los laborales que hace con sus funcionarios trabajadores.

Mercantiles

El contrato mercantil es un acto por el cual varias personas se obligan entre ellas para dar, hacer o no hacer.  Este pacto genera derechos y obligaciones a las partes y tiene como objeto actos de comercio.

Se consideran actos de comercio las acciones relacionadas con una adquisición de un objeto que tiene como características diferenciadoras:

  • Finalidad de ganar dinero.
  • Estos bienes no son adquiridos para el uso propio sino para el intercambio posterior.
  • Estos actos son realizados por una empresa.
  • Los actos son masivos, ya que la finalidad no es el consumo propio sino el intercambio.

No existe una clasificación general que diferencie todos los actos en actos civiles y actos de comercio, para ello las características mencionadas anteriormente son esenciales.

Características del contrato mercantil

Las características principales de los contratos mercantiles van a depender de cuál sea el objeto del contrato, pero se pueden señalar:

  1. Contratos reales, consensuales o solemnes.
  2. Contratos unilaterales o bilaterales.
  3. SIEMPRE son contratos onerosos.
  4. Contratos de ejecución inmediata o aplazada en el tiempo.
  5. Contratos principales o accesorios.

Algunos contratos que son clasificados como mercantiles según la ley son:

  • Contrato de compraventa mercantil.
  • Contrato de transporte terrestre.
  • Contrato de seguro.
  • La fianza mercantil.
  • Contratos de pagaré, letras y cheques.
  • Contrato de comercio marítimo.
  • Contrato de sociedad.
  • Contrato de comisión.
  • Contrato de agencia.
  • Contrato de depósito bancario.
  • Contrato de préstamo.